martes, 29 de julio de 2014

MIS VIDEOJUEGOS, SEGA RALLY CHAMPIONSHIP


Si vivías a mediados de los 90 y tu juego preferido de los salones recreativos era el Sega Rally Championship, entonces solo tenías dos opciones; atracar un banco o comprarte la versión para la videoconsola Sega SaturnNaturalmente elegí esta ultima. 
Empezábamos la partida escogiendo tipo de juego; práctica, contra-reloj, pique contra un amigo o ir directamente al modo campeonato, adaptación de la recreativa para la videoconsola Sega
Para esta opción la más adictiva a mi juicio, debíamos escoger entre un Deltona Integrale con los preciosos colores de Martini Racing o un Toyota Celica GT Four ST del TTE, con decoración Castrol, difícil elección, ambas monturas eran igual de efectivas y estaban disponibles en versión automática o manual (imprescindible para puristas de la conducción). 
Empezamos la partida en la posición nº 15 y debemos remontar hasta el primer lugar en solo tres carreras.
La primera etapa comenzaba en el tramo Desert, algo parecido al Safari, el copi nos cantaba notas en inglés, easy right-left, long medium, key,  por si no te coscabas,  las notas venían acompañadas de iconos de colores en la parte superior de la pantalla, según su dificultad. Los tramos no eran muy largos y acababas memorizándolos fácilmente y prescindiendo del copi.
Debías completar 3 vueltas antes de agotar el tiempo preestablecido según la dificultad elegida. 
Uno de los fallos del juego radicaba en la presencia de la música,  en los juegos de conducción le encuentro poco sentido,  pero este era un precio bajo a pagar por ser una excelente conversión de una máquina de salón. 
El tramo Desert era el mas rápido con largas cruzadas de un eje trasero generalmente muy vivo que nos obligaban a corregir constantemente. El helicóptero nos seguía de cerca.
El siguiente tramo era el Forest. Un mixto asfalto-tierra que imitaba un puerto de montaña con túneles y numerosos espectadores a ambos lados del trazado. 
El inicio era en asfalto, agarraba bastante invitando constantemente a culear el coche para inscribirlo en curva, con el consiguiente chirrido de gomas. Pero a mitad de tramo pasaba a una gravilla resbaladiza.  Muchas veces no importaba demasiado chocar con los muretes y paredes laterales,  pues al ser un arcade el auto no se dañaba, hasta en ocasiones parecías ganar tiempo, solo un ¡uhouu! del copi te indicaba el impacto.
El Mountain era un tramo integro de asfalto,  algo ratonero,  con numerosas horquillas que parecía transcurrir en los alrededores de una ciudad medieval italiana o española. Aunque no hay que perder de vista nunca que se trataba de un arcade,  si enlazabas una buena vuelta sin toques, entonces este juego te permitía sentirte como un Auriol o un Kankkunen.
Un regalo extra al acabar en primera posición el juego era desbloquear el Lake Side, algo así a medio camino como un Rac Británico y un 1000 lagos, super estrecho, muy deslizante,  cuyo truco era hilar fino y no balancear en exceso el auto para no perder tiempo. El trazado más exigente,  pero también sus decorados eran los más bonitos. 
Tras acabarlo te salían los créditos del equipo creador. Si completábamos el Lakeside con éxito te aparecía otro valioso extra;  un espectacular Lancia Stratos Alitalia "Sandro Munari",  una bestia muy potente pero en exceso sobreviradora,  cuya conducción requería muchas horas de practica para domarla...

Yo recuerdo este videojuego casi 20 años después,  como uno de los que más he disfrutado, un juego redondo, adictivo, bien hecho, con el que se podían "malgastar" muchas horas. Pero con el tiempo al haber tan pocos autos y circuitos me acabé aburriendo, tampoco la Saturn ofrecía demasiadas opciones alternativas al SRC. Por desgracia ya no vale la pena arrepentirse después de tanto tiempo pero acabé vendiendo juego y consola. 


miércoles, 23 de julio de 2014

COCHENTEROS, ESPECIAL BMW


De las Serie 3 E30 y Serie 5 E34 me gustaban sus cuatrifaros delanteros redondos, ¡que pena que hoy en día se hayan perdido estos!, 
Sus líneas vistas con el paso del tiempo (mucho) nos pueden parecer en exceso angulosas,  pero siguen siendo poderosas, agresivas y con carisma.
Las viejas versiones cupés del E30 de 6 cilindros son hoy en día muy buscadas y cotizadas por los aficionados más racing. Estas mecánicas por empuje y deportividad,  en su momento estaba entre las más admiradas, tan solo el hecho de que aun circulen multitud de estos modelos expuestos generalmente  a un “trato veloz”,  es un signo de su robustez. 
Por derecho propio estos modelos pasan a ocupar un lugar privilegiado entre mis cochenteros
ALPINA E30
ALPINA E30
BMW E30 ALPINA, 1989
BMW SERIE 5
BMW E34
 BMW SERIE 5 E34, 1988
FRONTAL1983 BMW320I1983
BMW SERIE 3 SEDÁN E30, 1983

jueves, 17 de julio de 2014

LOS COCHES DE TINTÍN


El cómic de Hergé es muy especial para mí, como imagino también para muchos. En mi caso siendo un crio,  mi padre me regaló La Estrella Misteriosa. No solo fue mi primer cómic, fue la puerta de acceso a un mundo fascinante,  poblado por escenarios fabulosos y pintorescos personajes, ya no paré hasta completar toda la colección. 
Ignoro si Tintín tuvo jamás un vehículo propio,  pero estos al igual que los demás medios de transporte, (barcos, aviones, trenes, motocicletas, autocares, camiones etc...), están presentes en todas sus persecuciones y viajes a lo largo del planeta, dibujados por Hergé con un gran detallismo. 
Según el libro "Tintin, Hergé y los coches", de la editorial Zendrera Zaraiquiey, este realismo documental lo heredó de su etapa como ilustrador de la revista Revue Ford, editada en el país belga.  Hergé, aunque no siempre, solía reproducir coches reales, así no es demasiado difícil identificarlos. Incluso algunos son protagonistas de sus portadas (Tintín en el Congo, Objetivo la luna, El país del oro negro).
En este fascinante libro se menciona también que el genial dibujante belga homenajeó a sus propios automóviles en sus trabajos. Por ejemplo, Georges Remi sentía atracción por los coches deportivos italianos, en su garaje tuvo Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce blanco (imagen superior), y un Lancia Aprilia...
TINTÍN EN EL PAÍS DEL ORO NEGRO
Y también adquirió un Porsche 356 color azul claro, como el que aparece en la viñeta final de Stock de Coque
Pero su primer coche fue un Opel Olympia Cabriolet, retratado en el Cetro de Ottokar, según sus propias palabras el Olympia;  "era un excelente cochecito,  que en la época, alcanzaba fácilmente los 140 Km/h. Ultramoderno". 
EL CETRO DE OTTOKAR
He aquí otros de los automóviles retratados por Hergé, adjunto el título en que aparecen.
FORD V8 CONVERTIBLE, LA OREJA ROTA 
ROSENBERG LR2, LA OREJA ROTA
CHEKER TAXI,  TINTÍN EN AMÉRICA 
BUGATTI TYPE 35,  TINTÍN EN AMÉRICA
CHRYSLER SIX,  EL LOTO AZUL

PACKARD SUPER EIGHT COUPÉ,  EL CETRO DE OTTOKAR

FORD T10, TINTÍN EN EL CONGO 

FORD V8 TAXI,  LAS 7 BOLAS DE CRISTAL

LINCOLN ZEPHYR CABRIOLET,  LAS 7 BOLAS DE CRISTAL


WILLYS MB,  TINTÍN EN EL PAÍS DEL ORO NEGRO

BUICK ROADMASTER,  TINTÍN EN EL PAÍS DEL ORO NEGRO


CITROËN 5 HP,  TINTÍN EN EL PAÍS DEL ORO NEGRO



WILLYS CJ 2A,  OBJETIVO LA LUNA 
DODGE CORONET SPECIAL DE LUXE,  OBJETIVO LA LUNA
LINCOLN TORPEDO GRAND SPORT,  LOS CIGARROS DEL FARAÓN
CITROËN 15/6, EL CASO TORNASOL

.
CITROËN 2 CV, EL CASO TORNASOL,  LAS JOYAS DE LA CASTAFIORE
SIMCA ARONDE TAXI
CITROËN 11 LIGERO,  EL CASO TORNASOL
VW BEETLE,  EL CASO TORNASOL

LANCIA AURELIA B20-GT 2500,  EL CASO TORNASOL


VW TRANSPORTER,  EL CASO TORNASOL
CHRYSLER,  EL CASO TORNASOL

CADILLAC FLETWOOD CONVERTIBLE SEDAN,  TINTÍN EN EL TIBET
PEUGEOT 403,  LAS JOYAS DE LA CASTAFIORE
ALFA ROMEO GIULIETTA,  LAS JOYAS DE LA CASTAFIORE

CITROÉN AMI 6,  LAS JOYAS DE LA CASTAFIORE

TRIUMPH HERALD 1200 + CARAVANA ECCLES GT320,  LA ISLA NEGRA
AUSTIN 1100,  LA ISLA NEGRA
AUSTIN,  LA ISLA NEGRA
JAGUAR MK X, LA ISLA NEGRA

LAND ROVER,  TINTÍN Y LOS PÍCAROS

De igual manera Hergé toma prestadas algunas formas y detalles de múltiples automóviles existentes,  para inspirarse a la hora de recrear libremente los siguientes;
CABRIOLET DESFILE,  TINTÍN EN AMÉRICA

LA BERLINA DE MITSUHIRATO,  EL LOTO AZUL 
MONOPLAZA COMPETICIÓN,  LOS CIGARROS DEL FARAÓN
ROADSTER BORDURIO,  EL CASO TORNASOL
LIMUSINA OFICIAL,  TINTÍN Y LOS PÍCAROS
Los amantes del coleccionismo a escala y a la sazón aficionados a este cómic,  están de enhorabuena pues muchos de los modelos presentes en este post han sido recreados con gran profusión de detalles en una colección obra de Andy Jacobs.