viernes, 16 de octubre de 2015

SAINZ Y MOYA, 25 ANIVERSARIO DE UNA GESTA

Un 18 de Octubre de 1990, Carlos Sainz y su copiloto Luis Moya se convertían en los primeros españoles en adjudicarse el máximo titulo de la categoría. Fue tras finalizar en tercera posición en el San Remo.
Por primera vez en la historia televisión, radio y prensa no especializada abrían sus noticiarios con la noticia,  no por esperada iba a ser menos festejada en un país huérfano de triunfos internacionales automovilísticos.
Era un sueño y a la vez una recompensa para muchos aficionados a los rallyes y también para muchos pilotos que los precedieron como ZaniniCañellas, Servia, etc...ninguno de ellos tuvo una oportunidad de saltar al mundial. Ford en 1987 le dió a Sainz entonces copilotado por Antonio Boto un Gr.A oficial. Ambos deslumbraron en la superespecial de Estoril adjudicandose un Scratch a los mandos de un Sierra, que Carlos conocía al dedillo por ser su montura en el Nacional. Antes de abandonar por avería mecánica;  ganaron otra especial, fueron terceros en otra y lograron dos 5º y un 6º. 
Ello les valió ser llamados de nuevo por Ford Motosport para competir en Córcega donde finalizaron séptimos y en el RAC de Gran Bretaña, terminando octavos. 
Los jefes del equipo Ford Motosport ampliaron su contrato para 1988 con la participación en  cinco carreras mundialistas; Portugal (ret), Corcega (5º) 1000 Lagos (6º), RAC Rally (7º) pero es en San Remo donde se gana un contrato mundialista.
Bajo unas condiciones atmosféricas adversas,  en tramos con lluvia y niebla Carlos lidera  la prueba dominando a la todopoderosa escuadra Lancia Martini en su propio feudo. La prensa local le otorga el seudónimo de "ojos de gato".  Sainz y Moya acaban finalmente en quinta posición,  pero esa actuación acaba por decidir a Ove Andersson fichar a esos "humildes españolitos" para su Toyota Team Europe.
Sainz tal vez no fuera el más rápido ni talentoso, pero no tenía lagunas en ningún terreno, poseía una enorme ambición, pasión por la perfección, una gran preparación física, y una capacidad de trabajo nunca vista antes, permitiendole realizar mil reconocimientos antes de reglar su auto con total meticulosidad. Los alemanes de Colonia sabían que si su Celica GT-Four quería desbancar al monstruoso Integrale, su piloto era Carlos Sainz. 
El mundial 89 no fue bueno, muchos abandonos y ninguna victoria, quedando octavos del mundial, aun así dos podios en el RAC y en el 1000 Lagos permitían soñar con triunfos no tan lejanos.
Estos por fin llegaron de la mano del Celica ST165 de 1990,  de fabricación mixta nipona-germana. Era un 4WD de 2 litros, 4 cilindros turbo, denominación interna 3SGTE, un DOHC, cuatro válvulas, capaz de rendir (según cifras de la marca) 265 cv a 6.000 r.p.m. entregando un par motor máximo de 380 nm a 4.400 r.p.m. La caja de cambio manual era de 6 velocidades y un peso total de 1.100 Kgs. 
El patrocinio corría de la mano de Marlboro y por su parte Repsol apoyaba la aventura mundialista del madrileño. 
La primera parte de la temporada fue regular pero sin victorias, con dos segundos puestos en el Monte y en Córcega,   Carlos no pudo superar al Delta de  Didier Auriol,  y en tierra las cosas tampoco fueron mejor con un abandono en tierras lusas y un 4º lugar en el Safari
La tan ansiada victoria mundialista llegó por fin en el Acrópolis, en una exhibición de Sainz, Moya y su Celica,  parecían sobrevolar los escarpados montes griegos con la facilidad de los antiguos dioses del Olimpo. Además el abandono de Auriol le garantizaba el liderato del campeonato. 
La situación se repitió en Nueva Zelanda triunfo del Celica de Sainz/Moya casi sin oposición pues los Lancia no corrieron al no ser una prueba valedera para el mundial de constructores. 
En Argentina los españoles a pesar de un aparatoso vuelco acaban segundos, mientras Auriol su principal perseguidor en el mundial termina muy atrás en la clasificación por problemas de motor.
Llegamos a otra carrera legendaria de Carlos Sainz quien hizo volar a su Celica en los 1000 saltos  Lagos, convirtiéndose en el primer no nórdico en ganar en Finlandia tras 40 años de historia de la prueba.
Su segunda posición en Australia, junto a su victoria en N.Zelanda le permite a Sainz ser proclamado piloto Campeón del Asia-Pacífico de Rallyes
Pero el dúo español estaba muy solo y sus compañeros de equipo tanto Armin Schwarzt como Mikael Ericsson no lograban superar a los Lancia Delta de Kankkunen, Auriol y Biasion
Por ello el campeonato de marcas se decantaba por cuarta vez consecutiva para Lancia a pesar de los esfuerzos de Sainz. El "Festival de San Remo" iba a tener varios triunfadores, por un lado el mundial de pilotos estaba claro que iba a parar a manos de la pareja Sainz-Moya, a pesar de un vuelco y de una infección en el pie,  con su tercer puesto le dieron a Toyota  y Celica su primer título de pilotos en el Mundial. 
También fue la primera vez que un auto nipón se convertía en ganador del mundial, antecediendo al Impreza y al Lancer.
Por su parte Lancia con su Delta Integrale 16V copaba siete de las diez primeras posiciones y se alzaba con el campeonato de constructores por cuarta temporada consecutiva.
Sainz remató la temporada en el traicionero Lombard Rac Britanico, convirtiéndose de nuevo en el primer piloto latino en ganar la prestigiosa prueba. 
Sainz y Moya acabaron 1990, sumando 4 victorias, 4 segundos puestos, un tercero y un cuarto, en 11 pruebas disputadas. Traducidos a puntos en el mundial fueron 140 puntos, 45 por encima del segundo clasificado el galo Didier Auriol,  otros campeones, Juha Kankkunen y Miki Biasion acabaron todavía más lejos, a 55 y 64 puntos respectivamente. 
Los mismos protagonistas repitieron titulo en 1992 pero eso ya es otra historia, que tal vez contemos en otra ocasión.




Fotos extraídas de la pagina: http://motorcanalsbalil.no-ip.info/

12 comentarios:

  1. Una pareja estupenda, pero Carlos es todo un talento y artífice de que muchos se enamorasen en España del automovilismo, antecediendo a Alonso en F1.

    Y tambièn un piloto perseguido por la mala suerte, pero eso lo humaniza más también.

    Gracias por recordarnos sus hazañas, Xavi!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto ya que mencionas a Alonso encuentro entre los dos pilotos bastantes paralelismos, dos bicampeones jovenes con el mismo equipo, pero luego han marchado, ambos han tenido piques con un britanico (Hamilton, Mcrae) los dos volvieron al team que los dio gloria pero luego sin exito (Toyota, Renault) y luego se han mantenido en el mundial pero sin volver a brillar...vista la trayectoria paralela ¿entonces ganara Alonso el Dakar?...
      abrazos!!!

      Eliminar
    2. Xavi, siguiendo el paralelismo entre Sainz y Alonso, si Carlos ganó el Dakar, Fernando ganará Le Mans!

      Eliminar
    3. Ojala! Y luego solo le faltará las 500 millas para obtener la Triple Corona.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. !Qué ENORMES!, gracias por acordarte de ellos, saludos

    ResponderEliminar
  3. Uno de los pilotos más grandes de la historia de los rallys y en España muchos lo recuerdan como "el de la mala suerte".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre es cierto que merecio algun que otro titulo, pero tambien es bien cierto que en su epoca se las tenia que lidiar con fenomenos como Triple K, McRae, Kankunen, Makinen y un largo etc...
      A pesar de sus triunfos para el gran publico seran recordados por el episodio tragico del "trata de Arrancarlo, por dios".
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Gran piloto, gracias a él entiendo el fanatismo de los españoles por el rally.
    Tengo ese Toyota de Acrópolis 1990 en 1/43:
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2012/03/074-toyota-celica-gt4-st165.html
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raro el coche que no tengas tu, jeje.
      Debo reconocer que los Gr.A no me molan demasiado, despues de los bestiales Gr. B, pero ese rally y esa temporada Carlos y moya hicieron volar al Celica.
      un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy interesante, no estaba al tanto de la historia del binomio.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, para mí ha sido un gustazo rememorar un hito del rallye, al menos por estos lares.
      ¡un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.