jueves, 6 de junio de 2013

130 KM/H EN AUTOPISTA


La noticia ha estallado como una bomba en los medios y en la red. Con esta reforma de la ley vial, se propone en autopistas y autovías españolas un aumento de la velocidad limite a 130 Km/h,  "de manera excepcional y con carácter restringido en tramos sin historial de baja accidentalidad y con óptimas condiciones meteorológicas,  y siempre con carácter temporal"
¿Es esta una medida suficiente?.  A todas luces no, mucha letra pequeña leo yo,  pero es un primer paso hacia la cordura,  pues los 120 km/h en autopista es el ejemplo más claro de una norma obsoleta, y de hecho la misma DGT lo admite no disparando sus radares hasta sobrepasar los 130 Km/h. Otro ejemplo: solo hace falta fijar el "cruiser control" de nuestro coche a los cientoveinte en una autopista amplia de tres carriles,  para ser rebasado por una gran mayoría de vehículos. De modo que la medida solo se trata de adaptar la norma a la realidad cotidiana.
Como ya sabréis María Seguí es la nueva jefa de la Dirección General de Trafico, en sustitución del polémico Pere Navarro. La nueva directora se decanta por el concepto de velocidad variable,  presente desde hace mucho tiempo en vías rápidas italianas y germanas donde además legalmente podemos circular a 130. Otros países europeos como Francia, Holanda, Austria, República Checa, Eslovaquia o Croacia también apuestan por esta cifra. 
Por contra la anterior gestión tenía como dogma de fé la persecución y castigo ejemplar de cualquier velocidad superior a los limites fijados en carretera. Me atrevería a afirmar que los bolsillos de cualquier ciudadano han padecido, hecho agravado por la crisis económica,  las consecuencias de esta férrea doctrina Pro-radar/ recaudatoriaPor otro lado parece ser que solo cuando nos tocan la cartera espabilamos,  y no sería justo olvidar el importante descenso de siniestralidad en nuestras carreteras gracias a la amenaza salir en la foto. 
Pero rara vez desde la DGT y otras altas autoridades políticas se admitieron otras causas de los accidentes de trafico;  con la excepción de los despistes al volante (de nuevo la culpa es del conductor), o el  consumo de  drogas y alcohol. Reconozcamos también el esfuerzo de las autoridades por atajar la mortal y aberrante combinación de drogas, alcohol y conducción de vehículos. ¡Chapó en esa persecución!.
Ahora bien hay cosas que no me valen y son igual de nefastas. Es fácil culpar a estos factores anteriormente mencionados, pero que me dicen del escaso presupuesto español en conservación y señalización de carreteras, a la cola de la Unión Europea, (hablamos de redes libres de peaje).
POR AQUI NO SE ATREVE A PASAR NI UNA MULA
Pues bien según este estudio los porcentajes de victimas mortales en autopistas de pago son solamente del 2,4% en el año 2011 y del 6,4% en el 2012, lógicamente el resto de siniestros mortales se han producido en carreteras y calles de construccion y mantenimiento público ya sea nacional, local o autonómico. 
Da escalofríos analizar el dato; en autovías,  con el mismo límite de 120 km/h que las autopistas de peaje (salvo en ciertos tramos) el porcentaje cifras de siniestralidad mortal se eleva hasta un 18%(2011) y 15,6% (2012); . Este dato comparativo exculpa a la velocidad como única y principal causante de muertes. 
Lógicamente las autovías están algo más masificadas al estar libres de peaje y sufren mayor número de accidentes. Pero de nuevo la incogruencia nos acecha, de hecho algunas concesionarias están subvencionadas por el propio estado pues resultarían deficitarias,  ¿no resultaría más lógico que en vez de despilfarrar dinero del contribuyente en empresas privadas,  este fuera a parar a la creación,  sostenimiento y mejora de las vías publicas?.  Nosotros ya pagamos impuestos de circulación, impuestos en los combustibles, tasas de tráfico, multas, ITV, impuestos en compras de vehículos y su mantenimiento, aparcamiento de Ticket y un larguísmo etc.... ¿a donde va ese dinero?, ...y si la concesionaria pierde dinero con una inversión deficiente, ¡ah se siente!, que coja la puerta y se vaya a su casa, y esa vía debiera ser rescatada como Autovía para uso y disfrute de todos los ciudadanos,  poniendo de paso fin a la masificación de algunas vías.  
No obstante la limitación de velocidad a 130 es un tema complejo, como argumentos en contra algunos sectores la tildan de antiecologista por el aumento de consumo y emisiones. No le compro demasiado el argumento con los altos niveles de tecnología presentes en los concesionario de cualquier marca, precisamente al penalizar la velocidad,  en los ultimos tiempos los fabricantes han hecho su caballo de batalla comercial estas mismas cuestiones.
También está el tema de las consecuencias de los impactos a mayor velocidad, y la gravedad de las lesiones producidas;  tal vez sea el único argumento válido a estas alturas, pero de nuevo podemos confiar en la seguridad pasiva ofrecida por los modernos vehículos.
COCHE AUTORIZADO A CIRCULAR A 120 / COCHE LIMITADO A CIRCULAR A 120
Con todo esto no nos debemos hacer ilusiones, (por contra ya amenazan con reducir a 30 el limite para vias urbanas, ya de por si bastante congestionadas) pero es un paso en la dirección correcta, y si todos somos medianamente responsables y respetamos esos 130 km/h en autopistas, tal vez las autoridades generalicen esa cifra para siempre en vías rápidas o quien sabe la aumenten.


4 comentarios:

  1. Al menos parece que con María Seguí se empieza a tener algo de coherencia dentro de la DGT, aunque todavía haya muchas cosas que mejorar.
    Lo de tener ahora límites de velocidad "estándar", por calificarlo de alguna manera, simplemente lo veo una gilipollez. Ni todas las autopistas, carreteras secundarias, vías interurbanas, ni vías urbanas son iguales. Ni tampoco las condiciones de visibilidad, meteorología, etc...
    Lo que es una vergüenza es la poca coherencia que existe. He visto zonas donde superar el límite máximo impuesto por una señal es cuestión de kamikazes, y otras donde respetarlas es sinónimo de crear peligro por ir demasiado despacio. Aunque suene a utopía, lo primero que habría que hacer es establecer un sistema de límites acorde con cada carretera. Es decir, que en una autovía el límite sea, por ejemplo 120 y en otra pueda ser 140 porque tenga más carriles, esté bien asfaltada... Vamos, lo que viene a ser la aplicación del sentido común. Pero claro, para ello habría que reestructurar todo el sistema establecido, lo cual es caro y lleva tiempo. Mejor será seguir amenazando con multas y tocando la sensibilidad con campañas publicitarias duras.
    Un saludo compañero, y enhorabuena por tan genial post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Alavaro dixit! jaja,
      poco más puedo aportar a tu comentario, lo ves claro tu, y yo tambien, y la gran mayoria de ciudadanos, como tu dices es cosa de un poco de sentido comun
      ,al menos con la promesa de los 130 por parte de la DGT se da un paso adelante en ese camino a la coherencia.
      Saludos.

      Eliminar
  2. A 30 ya está un carril en Oviedo y es un auténtico COÑAZO, saludos

    ResponderEliminar
  3. y aqui en Sanse todo el centro esta plagado de calles a 30, eso tampoco lo veo mal , menos ruido y posibilidad de atropellos de niños y ancianos, el problema lo veo yo que lo extiendan a vias principales, que ya de por si estan muy congestionadas.
    Un saludo compañero

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.