martes, 28 de mayo de 2013

ALFA ROMEO 16C BIMOTORE, 1935.


A Enzo Ferrari no le gustaba perder ni a las chapas,  y eso le sucedía a su Scuderia Ferrari en 1934,  cuando corría contra las llamadas "Silberpfeile". El Alfa Romeo 8C35 Monoposto,  con los emblemas del caballo negro rampante,  era barrido por los Mercedes del "Gordo" Neubauer y  los Auto Union  capitaneados por Willy Walb y diseñados por el "Doctor" Porsche


A grandes males, grandes remedios debió pensar Enzo y junto a su Luigi Bazzi, su ingeniero jefe, y hombre de confianza desde los tiempos de la escuadra Alfisti,  iniciaron el descabellado proyecto del 16C Bimotore. Por delante solo tenían 4 meses de desarrollo antes del GP de Tripoli
Al chasis del viejo Alfa Tipo B, P3 se le acoplaron dos motores, logicamente  uno delante y otro detrás del conductor. 
¿Por qué dos en vez de uno de 16 cilindros?. Parece ser por razones presupuestarias,  a Ferrari le salía más rentable montar los ya existentes motores 8 cilindros que fabricar uno nuevo de 16, como el del Type-B del conglomerado Auto Union. 
Al auto se le aumentó la batalla por necesidades de espacio. Utilizaba los árboles de transmisión dobles del monoposto, con el motor trasero situado entre ellos longitudinalmente. Llevaba un único embrague acoplado a los dos motores y la potencia se transmitía a las ruedas traseras. El piloto se sentaba sobre la caja de cambios y los 2 depósitos estaban situados en los laterales.
En cuanto a los motores encontramos dos versiones construidas, un 5.8 lts. de 8 cilindros en línea con compresor Roots, que producía 510 caballos. Posteriormente en un intento de dotarle de mayor elasticidad se aumentó la cilindrada de los propulsores hasta los 6.330 cc. y rendía la friolera de 530 cvs a 5.400 rpm. Los dos motores podían funcionar por separado,  en caso de problemas existía la posibilidad de funcionar solo con uno de ellos.
Todo eso sobre un papel está muy bien,  ¿pero que sucedería en la pista con esta loca  idea?.
En el Autodromo de Mellaha en Trípoli evidencian problemas a la hora de transmitir la enorme potencia a los neumáticos, simplemente el Bimotore los devoraba. La potencia es dificil de dosificar a la salida de las curvas, provocando un salvaje sobreviraje,  y por si fuera poco la delantera experimenta problemas de flotabilidad y falta de estabilidad en las rectas.
Resultados;  el primer bimotore, el 6,3 lts de Tazio Nuvolari acaba de nuevo tras las Flechas de Plata, en cuarta posición. Lois Chiron (foto superior) con el 5.8 termina quinto,  y no muy lejos de él llegan los dos Tipo B/P3, demostrando la ineficiencia del Bimotore.
Segundo intento en el Avus, a priori la segunda posición de Chiron con un Bimotore 5.8 no parecía tan mala, pero el Mercedes-Benz W25 de Fagioli volvió a ganar,  metiéndole un minuto y medio. Tazio Nuvolari (foto inferior),  nada convencido de las bondades del Alfa Romeo 16C, defiende ante su patrón la opción de volver al monoplaza normal. 
El tiempo le daría la razón pues en Nurburgring,  montado en un Alfa convencional gana el Gran Premio de Alemania,  en el propio feudo de los Mercedes y Auto Unión.
Pero Nuvolari encontró otra utilidad para la salvaje potencia del 16C,  y en una demostración de su legendario arrojo consigue domar  este monstruo bicéfalo,  y en Junio de 1935 logra varios records de velocidad en carretera, (kilómetro y de la milla lanzada) logrando ser el primero en franquear la barrera sicológica de las 200 millas por hora en carretera,  en la autopista de Firenze-Lucca Tazio llegó a poner el Bimotore a 364 Km/h,  a pesar de estar varias veces a punto de perder el control de la bestia, debido al viento y a la inestabilidad intrínseca del 16C Bimotore. ¡Cuanta valentía!.
Solo dos unidades fueron construidas,  afortunadamente como vimos en el vídeo inicial,  una de ellas continua en funcionamiento.

FUENTES:

12 comentarios:

  1. Hola Xavi!!!!

    Hermoso el auto, ya lo quiero en miniatura....

    Pregunta tonta, el motor transmitía también al eje trasero, no? O era tracción en las cuatro ruedas?....

    Que épocas, en que todo estaba permitido.

    Saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vasco

      A juzgar por el video y viendo como se movia el eje trasero, diria que era solo propulsion atras.
      Sería una miniatura sensacional, ya me contarás si la consigues.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Increíble la potencia y la velocidad que alcanza este coche. Todo un cohete. Como tenia que ser domar esa bestia...

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ir a 360 km/h por una autopista de la epoca, habia que tener los cojines del caballo de espartero, y cierta enajenacion mental conjugada con la pericia al volante de un Senna.
      Saludos!!

      Eliminar
  3. Cuando leo artículos tan geniales como éste sobre las verdaderas bestias que se fabricaban en el pasado siempre me acuerdo que hoy en día se suele preguntar por que hay marcas que fabrican coches de calle "sin sentido", con caballos a rebosar y que solo están pensados para rodar en circuitos. Señores, sin estas máquinas el mundo del automóvil no tendría sentido.
    Un saludo Xavi, y gracias por descubrirnos otro trocito de historia automovilística.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que hoy en dia puede haber grandes pilotos y maquinas excepcionales, pero sus gestas nunca volveran a ser tan "ÉPICAS" como antaño...Targa Florio, Mille Miglia, Avus, Nordsclieffe.
      Saludos!!

      Eliminar
  4. Hermoso, ¡ahora lo quiero en 1/43!
    Tengo un problema en mi colección: los primeros monopostos Alfa que tengo son el 158 y 159, de principios de los '50, pero no tengo nada anterior a esos años.
    Imperdonable...
    Gran entrada Xavi, gracias por compartirla.
    Abrazos!
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  5. Ya vi tus viejos y preciosos Alfettas, el de Farina y el de tu ilustre compatriota Fangio
    http://juanhracingteam.blogspot.com.es/2012/07/124-alfa-romeo-158.html
    http://juanhracingteam.blogspot.com.es/2012/04/090-alfa-romeo-159.html
    ¡epoca dorada tambien para los AlfA!.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. el bimotore!
    estaba preparando un dossier sobre autos con dos motores (entre otros el seat bimotor), y la estrella del informe iba a ser precisamente este alfa.
    realmente un imperdonable faltante en mi colección de fenómenos,
    ya mismo me agendo para conseguirlo o hacerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah si, he visto imagenes del Seat Bimotor, a veces me olvido que en mi tierra se construyeron bestias de competicion destacables.

      Por los comentarios tuyos, de Juanh y de Vasco se inicia la busqueda y captura de la miniatura de este fenomeno, como tu bien describes.

      Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.