martes, 20 de agosto de 2013

CURVAS MÍTICAS, GP F1 DETROIT

 Actualmente Detroit es una ciudad abandonada a su suerte por muchos de sus habitantes y tambien por las autoridades públicas. Es una víctima de la involución de la antaño potente industria automovilística estadounidense. 
Aquí y ahora no vamos a entrar en la historia de su decadencia socio-económica, esto ya lo han tratado muy bien blogs amigos
Tan solo me gustaría recordar ahora su efímero paso por el selecto grupo de trazados urbanos de la F1. 
Fueron en total siete GP,  los transcurridos ente 1982 y 1988,  los disputados en el circuito callejero a orillas del Lago St.Clair.
Como entonces ya había varios GP en los EE.UU,  recibió la dominación de Grand Prix del Este. Los pilotos en subir a lo más alto de su cajón fueron:
John Watson/McLaren-Ford/(1982) 
Michele Alboreto/Tyrrell-Ford(1983) 
Nelson Piquet/Brabham-BMW(1984)
Keke Rosberg Qualifying the Williams in the US GP at Detroit 1985  
Keke Rosberg/ Williams (1985)
Ayrton Senna/ Lotus-Renault (1986), Lotus-Honda(1987), McLaren-Honda (1988)
Celebrado durante el mes de Junio,  era una carrera muy exigente para pilotos y mecánicas debido al fuerte calor y a la alta humedad ambiental. En 1984 fueron 20 las bajas en carrera, récord de la historia de la F1,  y el promedio de abandonos en carrera solia ser del 50 por ciento.
El circuito era una locura, la ausencia de escapatorias suficientemente amplias dificultaban en gran medida las maniobras de adelantamiento.  Sus muros y guardarrailes acechaban pacientes cualquier mínimo error de pilotaje, y cuando esto sucedía conllevaba el abandono inmediato.
La mayor parte de las curvas eran en ángulo recto alternadas con largas y rectilíneas avenidas bajo el Sky-line,  y por si todo esto fuera poco emocionante tenía ¡un par de oscuros túneles!.
En los siguientes vídeos on-board extraídos del docufilm Lap Of the Gods nos podemos hacer una idea; el primero es de Nelson Piquet con castañazo incluido.



El segundo es más impresionante si cabe, motor sobrealimentado, con constantes patinazos y latigazos del eje posterior del RE40 sobre un suelo muy resbaladizo, al volante Eddie Cheever lamiendo muros y guardarrailes con sus anchos neumáticos.




Fue un circuito como se suele decir "de pilotos", donde aquellos sujetos más habilidosos, o con mayor coraje, resistencia física y nervios bien templados podían triunfar,  no importaba su montura. El mejor ejemplo de ello fue Ayrton,  no solo se impuso tres veces sino que en 1986 lo hizo sobreponiéndose a un pinchazo. 



Otro ejemplo de habilidad, la protagonizó Watson en la primera edición,  saliendo desde la posición nº 17 para alzarse finalmente con la victoria.
En 1988 la FISA alegó que los boxes y pits no cumplían con la reglamentación exigida y Detroit fue excluido del calendario F1. Algunos pesos pesados de la parrilla como Alain Prost y Nelson Piquet,  ya habían manifestado públicamente su disgusto con la pista, sea como fuere,  al año siguiente el GP F1 de USA se disputó en Phoenix,  otro trazado urbano, por lo que no se ganó gran cosa con el cambio.
A partir de 1989 se celebraron en Detroit carreras de la Indy, y finalmente el trazado urbano se abandonó en la edición de 1992, pasándose a celebrar en el circuito de Belle Island un espectacular autódromo sobre una isla. 


14 comentarios:

  1. Hola!!!!

    No se si es de los circuitos que uno más extraña, pero uno no puede dejar de ver esas imágenes. Creo que hay muchos circuitos olvidados, por suerte seguro que acá los voy a encontrar.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los antiguos circuitos callejeros como este nos dejan espectaculares imagenes, como los imponentes rascacielos, tuneles sombrios, la inmensa bahia, aficionados y fotografos separados por escasos centimetros de la accion...
      Seria un buen post el de antiguos circuitos y en especial el dedicado a los trazados urbanos desaparecidos

      Saludos!!!.

      Eliminar
  2. Estimado Xavi,
    Yo recuerdo con cariño la carrera de 1984, igual es por el número de abandonos (siempre me gustó ese punto de incertidumbre de ciertos circuitos y condiciones), o quizás porque ganó el coche blanco y azul de Gordon Murray.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por aquel entonces no estaba enganchado a la F1, ademas dudo que fuera facil seguirla en nuestro pais a traves de los medios.
      Pero mirando con perspectiva aquella fue una epoca loca y gloriosa; grandes pilotos, ingenieros, equipos, mecanicas, emocion, riesgo, ...TODO lo tenia TODO.

      Eliminar
  3. Me ha encantado este amplio repaso, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentarios Silvo, saludos.

      Eliminar
  4. Vamos por partes Xavi:
    De los circuitos callejeros me gusta Mónaco, por su historia; del resto no hay ninguno que me sea significativo. Menos este de Detroit, con esos túneles oscuros.
    Es que a mi me gustan los circuitos con mucho verde, tipo Spá, Nurburgring y Hockenheim antiguos, Monza, etc.
    Pero...
    Cuando llueve, ¡me gustan todos los circuitos! Así que en esas condiciones, ver una carrera en Detroit debe haber sido un placer.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ A quien no le gustan Spa o los circuitos que mencionas! Sin embargo me gustan los trazados urbanos pues son más exigentes para los pilotos, a veces tienen que hilar muy fino por la falta de espacio, rozando las barreras y los muros para conseguir una pole o arriesgar mucho más que en un circuito convencional para adelantar. Son muy tecnicos y a la vez estresantes.
      Por ejemplo Ayrton ganó en Detroit 3 veces y en Monaco 6, eso da una pista de su tecnica y valentia.
      Abrazos!

      Eliminar
  5. Saludos Xavi:

    Me encanta ese toque nostálgico que le das a esos post sobre la historia del automóvil. Como has dicho, el artículo de Ricardo fue genial, y creo que tu lo has sabido completar a la perfección. Detroit no solo fue la cuna automovilística de USA, sino también un símbolo en la historia de la F-1. Es una lástima que para comprender la importancia de muchos lugares solo nos quede su historia.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Alvaro,

      Ciertamente es una pena la decadente situacion actual de la "Motown".
      No solo vale la pena recordar su caotico GP, o su antaño potente industria, tambien habian fabulosas discograficas y artistas (Marvin Gaye, Steve Wonder, los Jackons y multitud de geniales artista) y una referencia en el deporte Yankee, entre otros recuerdo a los Pistons "Bad Boys" campeones de la NBA.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Grandiosas imágenes. La verdad que la situación de la ciudad del automovilismo americano es penosa.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace poco vi Tucker, un hombre y su sueño. En la parte final durante su discurso de defensa, este visionario decia que si la industria del automovil norteamericana seguia por aquel camino tan conservador e inmovilista estaba condenada al fracaso. Tal vez La ciudad de la Ford sea el mejor ejemplo de ello.

      Saludos!!!

      Eliminar
  7. Me encanta este circuito. Parece de un vídeojuego, o del Scalextric. Para auténticos aficionados a la F1.
    Parece que, excepto Mónaco, el resto de circuitos urbanos resultan ruinosos para las ciudades que los acogen. Me parece a mí que exigen demasiada inversión que luego no suele rentabilizarse vía promoción y turismo.

    ResponderEliminar
  8. Parece mentira tal como estan las cosas actualmente en Detroit, que hace 25 años hubiera albergado un GP de F1.
    Tienes toda la razon; el ultimo ejemplo en nuestro pais, Valencia la ruina absoluta:

    http://www.motorpasionf1.com/formula-1/30-millones-de-euros-por-organizar-el-gp-de-europa-merece-la-pena.

    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.