sábado, 5 de octubre de 2013

CURVAS MÍTICAS, GP F1 MONTJUICH

Cuenta la leyenda que Rudolph Caracciola visita Barcelona en 1931 y cuando descubre Montjuïc,  inmediatamente sugiere la idea de hacer un circuito parecido al  Monegasco. Ya por aquel entonces y gracias a la Exposición Universal de 1929, la montaña de Montjuich atesoraba un bello conjunto arquitectónico y monumental,  compuesto por edificaciones tan bellas como L'Estadi Olimpic, el Teatre Grec, el Poble Espanyol, el Palacio Nacional, las Fuentes Mágicas, o las Torres Venecianas, todo ello rodeado de frondosos parques y jardines.


RONNIE PETERSON, MARCH-COSWORTH, 1971
CLAY REGAZZONI, FERRARI, 1971
La idea del germano caló en la Penya Rhin, y en 1933 ya tenemos a figuras internacionales como Louis Chiron, Bernd Rosemeyer o el propio Caracciola disputando la primera carrera en este trazado de la Ciudad Condal
La carrera inaugural se la adjudicó el chileno Zanelli con un Alfa Romeo 8C 2600 Monza. Otro Alfa;  el P3 de Varzi fue el triunfador de la edición de 1934, Fagioli con un Mercedes-Benz interrumpe la racha triunfal alfisti en 1935, pero esta se reanuda en 1936 gracias a "Nuvo", "Il Mantovano Volante" a bordo de un Alfa Romeo 12C.
A pesar de su importancia, Montjuïc durante la década de los 30 nunca llegó a albergar el Gran Premio de España, como bien sabéis los seguidores de este blog este tenía lugar en Lasarte
En cambio en los 50,  si se celebró el GP de España de Formula Uno en otro circuito urbano barcelonés,  aunque no toca ahora hablar de Pedralbes,  pues sería alejarse demasiado del tema. 
Pero los rugidos de los motores,  tanto de motos como de coches y en muy diversas modalidades,   no abandonaron la montaña hasta las triste muerte de un participante en las 24 horas de Montjuich de motociclismo 1986. 
Para los que no tengan el placer de conocer Barcelona,  debemos aclarar  que tampoco estamos hablando de un circuito urbano al uso, ya que técnicamente el "Monte de los Judíos" (etimológicamente hablando), no ha tenido mayoritariamente uso residencial, en cambio durante su dilatada historia ha albergado un conjunto militar, un cementerio, fue recinto de la Exposición Internacional de 1929, tuvo un parque de atracciones, numerosas instalaciones deportivas,  y por supuesto fue el epicentro de los JJ.OO de 1992
Centrándonos estrictamente en su etapa como circuito de F1, fueron un total de 4 carreras disputadas en los años 1969, 1971, 1973,  la última y más recordada por los luctuosos acontecimientos ocurridos la de 1975. Durante aquel periodo recordemos su alternancia por decreto gubernamental con el circuito madrileño del Jarama, como sede del Gran Premio de España F1.
Los pilotos en inscribir su nombre como ganadores de este Gp fueron:
Jackie Stewart  en dos ocasiones Matra-Ford (1969), Tyrrell/Ford (1971)
Emerson Fittipladi- Lotus-Ford (1973)
Jochen Mass McLaren-Ford (1975)

La carrera organizada por el RACC se celebraba tradicionalmente durante la cálida primavera mediterránea  en los meses de Abril (71,73,75) o primeros de Mayo (1969), y era un éxito total de público con asistencias de hasta 100.000 espectadores. 
El circuito respetaba el trazado original diseñado por la Penya Rhin en 1932. En 1969 se inicia la actividad formulística sin más variaciones que la instalación de los pertinentes guardarrailes de seguridad, el montaje de varias tribunas para público y autoridades, y un espacio improvisado como boxes mecánicos. 
¡Y ya está, a correr!
El circuito de Montjuich o Montjuïc (en catalán), constaba de solo 3,79 Km de longitud y 12 curvas, enlazadas en sentido contrario al discurrir de las agujas del reloj. Su principal característica era un desnivel pronunciado entre la parte alta (la zona del Estadio) y la baja (Avinguda Rius i Taulet), de casi 90 metros.
Montjuïc circuit
La salida y linea de meta estaba situada en la actual Avinguda de L'Estadi, por aquel entonces un edificio dejado de la mano de Dios. Poco después se encontraba el famoso Salto del Estadio, era una zona muy rápida con cambio de rasante donde los coches despegaban a "lo Ring", pero incluso más espectacular era el aterrizaje al ser en leve curva a la izquierda, varios de esos saltos acabaron en accidente, como los de Hill (sin consecuencias) y Rindt (rotura de tabique nasal) en el 69.
EL PREMATURAMENTE DESAPARECIDO FRANÇOIS CEVERT, TYRRELL FORD COSWORTH, 1973
EL TRICAMPEON MUNDIAL STEWART, TYRRELL-COSWORTH, 1973
EMERSON FITTIPALDI, LOTUS-FORD, 1973
En parte sendos accidentes fueron provocados por la rotura de los alerones tipo "candelabro", elevados muy por encima del monoplaza y fijados por unos débiles tubos, estos acababan cediendo con el paso de las vueltas, con la consiguiente perdida de apoyo aerodinámico. Por ello fueron prohibidos en la siguiente carrera de Mónaco 69
PIERS COURAGE, BRABHAM, 1969
Obsérvese su deformación en el Brabham de Jackie Ickx
La primera curva como tal,  era conocida como el Ángulo de Miramar, fuerte frenada donde se pasaba de 260 a 80 en una horquilla tomada en primera, era un punto caliente de adelantamientos
NIKI LAUDA , BRM, 1973 
Los autos seguían bajando hasta la segunda curva, a derechas conocida como la Rosaleda
CHRIS AMON, FERRARI, 1969
GRAHAM HILL, LOTUS 49B, 1969

Después venía La Font del Gat que junto con la del Teatre Grec eran de un entorno de gran belleza,  como hemos comentado antes por la elegancia de los edificios colindantes. 
EMERSON FITTIPALDI EN LA FONT DEL GAT
El público asistente en estas zonas más lentas podía escrutar con detalle la mecánica "al aire" de los autos, y disfrutar del paso de los monoplazas, a menudo con espectaculares cruzadas más propias de rallys, ¡vaya diferencia con la F1 actual!
PETER REVSON, MCLAREN , 1973, 4 ºCLASIFICADO

MATRA-COSWORTH DE STEWART, 1969
La zona del Teatre Grec, se componía de una curva a izquierdas, todavía en bajada,  muy delicada y de media velocidad. Con una tribuna de espectadores, y saliendo de la misma los pilotos debían afrontar una una leve ese.
La siguiente curva llevaba el nombre de Vías,  o también era conocida por La Técnica, pues el trazado pasaba por encima de las vías de un tranvía, cerca del Palacio de la Técnica. Alla había instalada otra tribuna.
EL MALOGRADO SUECO PETERSON DERRAPANDO EN LAS VIAS
El ángulo de la de la Guardia Urbana,  o curva de Prensa,  desembocaba en la corta contra-recta de meta,  sita en la actual Avinguda Rius i Taulet. Esta era la parte baja del circuito y la más próxima a las famosas Fuentes, y a las Torres Venecianas, entrada del recinto desde la Plaza España. Esta única recta, estaba abarrotada de espectadores y se acababa al llegar al restaurante de La Pérgola, del que tomó el nombre la siguiente curva a izquierdas, para posteriormente afrontar la contrapérgola a derechas, ambas curvas suaves pero tomadas a gran velocidad, y decisivas para encarar una interminable subida a izquierdas, pasando junto a las murallas del Poble Espanyol
La última dificultad era Sant Jordi, de nuevo en quinta velocidad que nos llevaba de nuevo a linea de meta. Aquí se alcanzaban la velocidad punta de unos 260/270 Km/h que propiciaba el ligero despegue en el rasante del Estadio, antes mencionado.
RINDT Y HILL CON LOTUS, FLANQUEANDO AL FERRARI DE AMON, SALIDA 1969
Como curiosidades diremos que hasta la edición de 1973 la lineas de la salida constaban de 3 monoplazas prácticamente pegados, y a partir de aquel gran premio se adoptaría la actual disposición.
Otra hecho que ha pasado a la posteridad;  la protagonizó en la trágica carrera de 1975 la italiana Lella Lombardi,  quien gracias a su sexto puesto y su medio punto obtenido es hoy en día la única fémina en puntuar en la historia de la F1. 
La participación española se redujo en 1971 al piloto local Aleix Soler Roig, STP March-Ford Cosworth (1971) antepenúltimo tiempo en parrilla y retirada en la vuelta 43 por problemas mecánicos.
Mas curiosidades;  el podio de 1971 solo contó con dos pilotos, Ickx segundo clasificado, consideró frustrada su remontada por un doblado y por despecho no compareció a la entrega de premios.
FRANÇOIS CEVERT, TYRRELL-FORD, SEGUNDO CLASIFICADO EN 1973
NIKI LAUDA, BRM-MARLBORO, 1973
Lamentablemente,  los malditos accidentes mortales y la evolución de unas máquinas cada vez más veloces,  acabaron con un escenario que si bien era un marco espectacular,  por desgracia también era muy peligroso, y como se demostró las medidas de seguridad se habían quedado obsoletas, por si esto fuera poco el número de inscritos iba en aumento, se pasaron de los 14 coches de 1969 a los 26 de 1975. 
En 1969 Rindt se hizo con una pole gracias a un tiempo de 1,25,7 , con un Lotus propulsado por Ford Cosworth, esto hace un promedio de 159,25 Km a la hora. En 1973, Hulme con el McLaren barre en más de 3 segs ese tiempo récord, consiguiendo la pole con 1,22,5 a 165 Kms/h de media. 


KEN TYRRELL REVISANDO PERSONALMENTE LAS PROTECCIONES EN 1975
Y seguramente este registro habría sido batido en los entrenos de 1975 de no ser porque los pilotos encabezados por Emerson Fittipaldi denuncian la falta de elementos de fijación en los guardarrailes, e hicieron un amago de plante que finalmente Bernie Ecclestone pudo sofocar, con la excepción del mismo Fittipaldi quien abandonó en la primera vuelta de la carrera en señal de protesta. Hasta 8 accidentes sin mayores consecuencias,  hubo en una carrera con un ambiente bastante enrarecido.
CLAY REGAZZONI, FERRARI

RONNIE PETERSON, LOTUS-COSWORTH, 1973
Sin embargo las plémicas protecciones no pudieron detener el vuelo asesino del monoplaza líder de la prueba, el alemán  Rolf Stommelen, al perder su ala trasera en plena rasante del estadio. 
Los espectadores se agolpaban a escasos centímetros de los guardarrailes, cuya altura era inferior a los ya de por si bajos monoplazas,  el desastre estaba cantado. Stommelen, cuya carrera por siempre ha quedado asociada a Montuich,  salvó la vida a costa de varias fracturas, pero por desgracia fallecieron un bombero, un fotógrafo y dos espectadores, por si fuera poco una decena de personas resultaron heridas. 
La carrera duró unas 4 vueltas más, pero ante la gravedad del suceso fue cancelada en la vuelta 29, obteniendo los pilotos la mitad de los puntos. 
Fue el final de la era F1 en Montjuich, como consuelo siempre nos queda la posibilidad de recorrer con nuestro auto, eso si más calmadamente, aquellas callejuelas estrechas donde corrieron figuras míticas de este deporte como Jack Brabham, Bruce McLaren, Pedro Rodriguez, John Surtees, Chris Amon o James Hunt, aparte lógicamente de todos los mencionados a lo largo del post. 
PETER GETHIN, MCLAREN-FORD, 1971

VIDEOTECA
  


6 comentarios:

  1. Gran reportaje, me ha encantado, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Silvo, como eres un entusiasta de la F1 aprecio tu comentario.

      Eliminar
  2. muy buen dossier, un gusto pasear la vista por esos modelos setentosos, muchos de los cuales los vi correr en su momento.
    y no conocía la historia de los alerones que se soltaban, siempre se aprende algo.
    gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunado tu que viste correr a estos modelos y estos pilotos. De hecho las alas al soltarse provocaron los peores accidentes en Montjuich.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Xavi, preciosas fotos de los F1 de los '60 y '70, y que decir d ela calidad de la filmación del GP de 1975. Recuerdo el accidente de Rolf Stommelen con su Lola T370; también que Jean Pierre Jarier, con el Shadow DN5, terminó cuarto.
      No conocía lo de la curva sobre las vías del tranvía.
      Abrazos!

      Eliminar
    3. Precisosos monoplazas en un entorno singular, nos dejaron mágicas instantáneas.
      ahora que lo comentas recuerdo tu predilección por la escuadra Shadows, ya me perdonaras no haber metido ninguna foto de ellos, snif..
      Otra curva mítica, la de las Vías de Montjuic.

      Abrazos amigo!

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.