viernes, 30 de enero de 2015

FIMOGRAFÍA, THE ITALIAN JOB (1969)


Un trabajo en Italia es una obra maestra del cine de policías y ladrones. Fue dirigida en 1969 por Peter Collinson y protagonizada por Michael Caine, también en el amplio elenco de actores encontramos al cómico Benny Hill
Son muchos los factores que han convertido esta película en un film de culto, un argumento simple pero trepidante, unas bonitas localizaciones, canciones pegadizas creadas por el genial Quincy Jones, automóviles icónicos y unas inventivas persecuciones obra de Remmy Julienne
No obstante todo el mundo identifica dicho film con los carismáticos Minis. Curiosamente cabe reseñar que BMC, su  constructora a pesar de la publicidad que iba a suponerles, fue bastante tacaña a la hora de suministrar unidades para el rodaje, tal vez preveyendo su destrucción. En 1992,  la marca británica al sacar la Italian Job Limited Edition, supieron reconocer la enorme repercusión comercial de la cinta. 

Una de las escenas más aclamadas de la película fue la final, ¡ojo spoiler!, donde los tres ágiles Minis rojo, blanco y azul (los colores de la Union Jack) escapan de los Alfas Romeos Giulias y las Moto Guzzi Falcone de los torpes carabinieri
Rodada en Turín, los habilidosos cascadeurs siembran el terror de los comensales de las galerías comerciales de la Via Roma, bajan escaleras de la iglesia Gran Madre de Dio, se encaraman al tejado del Pallazzo a Vela, ruedan por la pista de pruebas Fiat de Lingotto y subiendo a un Bedford Val en marcha logran despistar a sus perseguidores. La secuencia está amenizada por el pegadizo tema "The Self Preservation Society".

Ya la he posteado con anterioridad aunque como no recuerdo donde, vuelvo a hacerlo de nuevo. Me estoy refiriendo a la soberbia escena inicial, en la cual acompañados por la grave voz de Matt Monro entonando "On Days Like These", nos dejamos llevar por un Lamborghini Miura surcando el Puerto Alpino de San Bernardo

Acabaremos este homenaje a los coches presentes en The Italian Job,  con las joyas de la corona británica, un Aston Martin DB4 Convertible y dos Jags E-Type.
italian job bus

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Buenos coches, persecuciones delirantes, en definitiva una peli que no podia faltar en esta seccion del blog.

      Abrazos!

      Eliminar
  2. Jo jo jo jo cómo "trolean" los Minis a los Giulia! Gran película, qué años debieron ser los sesenta... solo recuerdo (y de lejos) la década posterior, era una época increíble para aquellos a los que nos gustaban los coches!

    Gracias por recordar la peli sin hablar demasiado del "remake", que no le llegaba ni a la suela de los zapatos. Por otro lado, el vídeo del puerto de San Bernardo me recuerda lo que me gusta conducir por Suiza (aunque con un trailer no es lo mismo), con un Miura debe ser maravilloso perderse por las secundarias y llegar en un momento al sur de Alemania, los Alpes franceses, Italia... todo te queda muy cerca y los paisajes son impresionantes (incluyendo el desfile de "aparatos" que llegas a ver).

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente prescindible el "remake de Hollywood.
      Me imagino que aunque sea por trabajo, se debe disfrutar de las carreteras suizas y sus preciosos parajes alpinos.
      abrazos!

      Eliminar
  3. creo recordar la escena del miura de este mismo blog, aunque esta vez, mi morbo echó de menos la destrucción del deportivo, que era indefectiblemente lamentable.
    en cuanto a la película, no he tenido el gusto, pero la escena de la persecución es impagable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la vi en TV hace tanto tiempo que ni me acuerdo.

      Pues hablando de destrucciones lamentables , en esta peli tambien se cargan un precioso Aston DB4 descapotable.
      Te dejo link
      http://youtu.be/3hcmGG6VUsU
      ¡Vaya presupuesto debian manejar!

      Un abrazo!

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.