miércoles, 7 de mayo de 2014

FERRARI F1 87/88C, EL REGALO POSTUMO DE ENZO


Il Commendatore tenía fama de no reconocer demasiado el trabajo de los pilotos. "Un piloto es como una bombilla cuando se funde se cambia",  o "las carreras las ganan mis coches y las pierden los pilotos" son algunas citas atribuidas a Enzo. No obstante en tal dilatada carrera como alma mater de la Scuderia, algunos contados pilotos como Nuvolari o Villeneuve, ya fuera por su carisma personal o por su inmenso coraje al volante consiguieron quebrar esas duras barreras afectivas. 
Otro piloto llamado Gerhard Berger, heredó el F1 87/88C con el que se proclamó triunfador en Monza 1988, y de hecho algunos atribuyen esa victoria a la intervención divina de Enzo,  fallecido un mes antes como si de un Cid Campeador automovilístico se tratara. 
Pero remontemonos al inicio de esta apasionante historia. Berger entró en el equipo  por expresa voluntad del mismo Ferrari,  contra la voluntad de sus colaboradores, quienes sugerían fichar a Senna , pero el fuerte carácter de Ayrton no acababa de convencer al viejo patrón. Tal vez este vió en Gerhard la misma determinación por la victoria que Niki Lauda Las palabaras "Austria Felice", siempre dibujaban una sonrisa en el rostro de Enzo Ferrari. 
No tan felices estaban en La Scuderia en 1986. Había sido una temporada horrorosa, en blanco,  y para mas inri habían fracasado ante miles de tifossi en Monza. Era la gota que colmaba el vaso para Il Commendatore,  a los 88 años de edad no le quedaba ya mucha paciencia. Llamó a su despacho a su otro austríaco, llamado Gustav Brunner director de construcción de la escuadra y le encomendó diseñar los coches de la temporada siguiente con total libertad, eso sí;  con la única condición de estar pintados en rojos y tres unidades debían estar construidas para el 18 de Febrero de 1987, fecha cuando se celebraría su 89 cumpleaños. 
Brunner se ayudó de un equipo formado por John Barnard, como director técnico, Harvey Postlehwaite al cargo de aerodinámica,  y Jean Jaques His como responsable de motores.
Como novedades el ángulo del pequeño V6 pasaba de 120 a 90º y la caja de cambios iba montada longitudinalmente con una trasera mucho más estrecha con un mejor flujo aerodinámico.
ESPECIFICACIONES TECNICAS
F1 87
MOTOR
Denominación Type033/D.  Arquitectura V6 a 90º. Cilindrada 1.496 cc. (81mm x 48,4 mm). Compresión 8.0:1. Bloque aleación ligera. 4 válvulas por cilindro. Inyección Weber-Marelli. Sobrealimentacion mediante 2 turbos Garrett. Potencia 880 a 910 cv. 
588 cv/lt.
CHASIS
Monocasco construido a base de Kevlar y Fibra de carbono
SUSPENSIONES
Brazos transversales dobles, sistema pull-rod, muelles helicoidales,  amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora
FRENOS 
4 discos de fibra de carbono ventilados
TRANSMISIÓN
Caja de cambios 6 velocidades manual. Propulsión trasera.
PESO 
542 kgs. Relación peso/potencia 1,62 cv/litro
VELOCIDAD MÁXIMA 
330 Km/h.
UDS CONSTRUIDAS 
7 (2 se reconvirtieron en 87/88C)
El F1 87 no pudo estar terminado para el aniversario de Enzo, pero a lo largo de la temporada el monoplaza demostró ser bueno y rápido. Gerhard Berger logró las victorias de Japón y Adelaida en los dos últimos grandes premios de la temporada,  encendiendo los ánimos optimistas de los Feraristas,  pero el desafio para 1988 iba a ser todavía mayor. 
Si en 1987 los grandes triunfadores fueron los William-Honda, los McLaren arrebataron al motorista japonés para la siguiente temporada. El resultado fue un apabullante dominio del equipo de Ron Dennis con 15 de 16 triunfos posibles. 
Era la última temporada de los bestiales motores turbos. Para igualar su rendimiento con los atmosféricos,  la limitación de soplado se redujo de 4 hasta los 2,5 bares y el consumo estaba restringido a 150 lts. Obviamente estaba prohibido repostar en boxes. En 1987 el 6 cilindros en V de tan solo 1,5 litros producía 910 cv incluso 960 si se le hubiera exigido. 
Todas estas restricciones produjeron una merma considerable en el propulsor Ferrari, aunque se subió la compresion hasta los 10.0:1 su rendimiento se quedó en unos exiguos 620/680 cvs, y aun así era mucho mas tragón que el Honda. Pero la potencia no iba  ser determinante en las carreras, lo decisivo iba a ser el consumo de gasolina y Michelle Alboreto (r.i.p) y Gerhard Berger en muchas carreras debían soltar el pie del acelerador y controlar el indicador del deposito de gasolina para poder terminar. 
La última victoria de un Ferrari turbo en la F1, hasta que Kimi o Fernando consigan desbancarla,  se produjo en el Autodromo Nazionale Monza el 11 de Septiembre de 1988. 
La supremacía McLaren-Honda era descomunal. "El Profesor" llevaba 4 triunfos hasta la fecha y Ayrton 7. Enzo Ferari había fallecido en Agosto
La pole del GP de Italia fue para Senna quien ya avanzada la carrera iba seguido por la sombra del francés, tras ellos los dos F187/88C de Berger y Alboreto iniciaban una desesperada persecución. 
Pero como si Enzo Ferrari siguiera moviendo los hilos desde el más allá,  por primera y única vez en toda la temporada iban a sobrevenir los problemas para los anglo-japoneses. Primero la mecánica casi infalible Honda se vino abajo en el monoplaza de Prost y más tarde,  a solo dos vueltas del final un Williams doblado se interponía en la trazada de Senna, y su monoplaza se se quedaba varado en contra direccion en Retifilo
Ya nada se interpondría en la victoria del Ferrari nº 28. Cruzaba la meta escoltado por su compañero Michele Alboreto, ambos casi sin gasolina en los depósitos. 




El autríaco obtuvo algo más que una victoria en su palmarés. Pudo conservar en su garaje personal, aquel monoplaza con el que había obtenido tres de sus diez victorias en la máxima categoría. Así lo había dejado dispuesto Il Commendatore. Ello tal vez,  fue para mitigar algunos desprecios históricos cometidos a otros de sus pilotos de su escuadra. 
Posteriormente Gerhard vendió esa unidad al magnate de los cristales Swarosky. En 2007 pasó a propiedad de un médico italiano fan Ferrarista,  y en la actualidad forma parte del programa Ferrari F1 Clienti.
El habitáculo del 87/88C al contrario que otros monoplazas de F1 es sorprendentemente amplio debido a la gran envergadura de Berger. Además de bello y estilizado,  aquellos quienes han tenido la inmensa fortuna de probarlo sostienen qué es relativamente fácil de pilotar.

8 comentarios:

  1. indudablemente es la época de la F1 que menos pasión me despierta.
    los coches me resultan feos y las historias desconocidas,
    sin nombres que recordar porque ni siquiera las viví cuando eran presente.
    de todos modos algunas fotos son impactantes, brindo por tu trabajo de recopilador!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco vivi esa epoca, pero viendo la con perspectiva la era Turbo me resulta brutal, era fascinante como los motoristas extraian tantos caballos de un pequeño bloque de 1,5 litros.
      Aunque a ultima hora como siempre las limitaciones politicas acaban poniendo absurdas limitaciones y trabas de reglamento a la tecnica y el F1 87/88C no fue sino una victima más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Precioso, ese F1 siempre me llamó la atención junto con el Tyrell. Ya no se hacen coches así, manda el ordenador...

    Te felicito por el reportaje, te lo curraste! Gracias por mostrar aspectos de Ferrari que desconocía (como tantos otros). Y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un auto muy bello, con la decoracion en negro y rojo con toques de amarillo, era muy bajo y plano; si te fijas en algunas fotos el fondo como saca chispas.

      Pienso como tu; antes los monoplazas eran mas simples, sin tantos aditamentos aerodinamicos y con los elementos mecanicos a la vista, radiadores, caja.

      El 187/88c tuvo la mala suerte de luchar contra los excelsos motores Honda, si no seguro hubiera conquistado mas victorias.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Xavi!!!!

    Excelente post. Es cierto lo que dicen de los autos lindos y feos, pero voy en contra de lo que dice el Gaucho. Si de esa época no se acuerda los nombres,como Senna, Prost, Berger.... no se cuales puede recordar entonces. Autos con motores de casi mil HP, dudo mucho que volvamos a ver. Estéticamente los autos pueden no gustarnos, pero tienen mucha historia que debemos valorar, tal cual haces tu en este blog.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vasco,

      Si algo le sobra a Ferrari son historias para contar.

      Como ese hombre es tan proclive a autoadjetivarse, que tal si le buscamos uno para la ocasion...
      Gaucho Man El Desdeñoso.
      JAJAJA!!!

      Saludos!!!!

      Eliminar
  4. Hermoso Ferrari, de los últimos años en que los F1 fueron bellos.
    Casualmente, estaba pensando hace unos días que son muy pocas las Ferrari F1 en mi colección...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos pero con buen gusto, recuerdo tu Sharknose que publicaste hace poco, me gusta mucho, de modelos mas recientes solo recuerdo tu 312 de Niki Lauda.
      Aun estas a tiempo de enmendar tamaño error, jaja.

      Eliminar

Gracias por tu comentario.
Los comentarios ofensivos, con palabras soeces, con publicidad o con enlaces a paginas ajenas al mundo del motor, serán eliminados.